lunes, 25 de septiembre de 2017

Los signos del fin del mundo/Los sismos de otoño

Imagen tomada de Neomexicanismos en Twitter

Los signos del fin del mundo/Los sismos de otoño
Carlos Murillo González


“…Todo poder emana del pueblo…el pueblo tiene en todo momento, el inalienable derecho de alterar o modificar su forma de gobierno.”
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

Los signos del fin del mundo

Tantas cosas pasando en tan corto tiempo: huracanes, terremotos, tsunamis, el retorno de la Guerra Fría, crisis económicas, escasez de agua, todo pareciera indicar la próxima destrucción del mundo como lo conocemos. ¿Estos fenómenos son cíclicos o naturales?, ¿los ha provocado la misma especie humana?, ¿estamos viviendo el fin de los tiempos, la extinción del homo sapiens y otras especies?

Teoría apocalíptica

De acuerdo con el cristianismo, llegará un momento en que ocurra “El juicio final” el Apocalipsis, una gran catástrofe donde la mayoría de los humanos(as) quienes por portarse mal, sufrirán como castigo divino la destrucción del mundo. No sólo las religiones apocalípticas (Testigos de Jehová, Siervos de Dios, Adventistas del Séptimo Día…) están en constante advertencia de estos signos y en búsqueda de su salvación, sino también otras muchas religiones escapistas no cristianas constantemente señalan tiempos, ¡y hasta fechas! Del fin del mundo. Bajo estos dogmas, no hay solución alguna, solamente resignación ante lo inevitable, los designios de dios.     

Teoría del cambio climático

En la actualidad suceden al mismo tiempo numerosos movimientos sociales de todo tipo (ecologistas, académicos, juveniles…) y tamaño (Greenpeace, movimiento ecologista, anarquismo verde…) así como científicos y especialistas, denunciando el calentamiento mundial. El consumismo y la industria, fenómenos del capitalismo, han provocado un desequilibrio en nuestro hábitat, causando o acelerando fenómenos como el calentamiento global, la contaminación del agua y los mares, la muerte y desaparición de especies animales y vegetales, entre otros. Bajo este paradigma, la responsabilidad corre de la mano del ser humano y, si no damos marcha atrás, tenemos los días contados en un futuro no muy lejano; algunos pronósticos auguran la catástrofe en menos de un siglo.
 
Teorías conspirativas

Existe la sospecha de una conspiración de las élites mundiales (Club Bilderberg, Illuminatis y otros anónimos…) hacia un Nuevo Orden Mundial, para disponer de los medios naturales a su antojo y prescindir de la vida de millones de personas, particularmente pobres. Se consideran muchas de las acciones bélicas actuales (como la guerra en Siria, Yemen o Libia, pero en general cualquier guerra) la aparición de enfermedades como el SIDA y el uso de semillas y productos transgénicos de dudosa calidad alimenticia, como parte de su posible estrategia para eliminar grandes grupos de personas. En el mundo existen un millón de millonarios y la Tierra no puede sostener el ritmo de vida de este tipo de gente. La solución en el criterio de las élites, no es su conversión a la frugalidad ni la renuncia a sus privilegios, sino el exterminio masivo humano para seguir manteniendo intocable su status quo.    

Guerras de nueva generación

Guerras de tercera y cuarta generación, guerras asimétricas, armas geológicas, guerras preventivas, contrainsurgencia urbana, guerra teledirigida…la evolución del arte bélico va a la vanguardia con la tecnología. Es el perfeccionamiento de las armas y técnicas de (auto)destrucción masiva, casi instantánea, donde el enemigo no necesariamente es un ejército, sino una población, sociedad, región o país: es una guerra contra civiles. La “guerra” contra el narco en México, el exterminio de Palestina por Israel,  la genocidio del pueblo Rohingya en Myanmar (Birmania) son ejemplos de entre muchos otros casos de guerras disfrazadas. Sismos, tsunamis y huracanes bien podrían están relacionados con armas geológicas surgidas de programas tipo HAARP (High Frequency Active Auroral Research Program: Programa de Investigación de Aura Activa en Alta Frecuencia) que actúan en la ionósfera y producen cambios climáticos capaces de provocar tormentas eléctricas y movimientos telúricos. El aumento de la intensidad, frecuencia y capacidad de destrucción de los fenómenos naturales, bien puede ser resultado de un HAARP.


Tanto la religión como la ciencia y la guerra son construcciones humanos. Las catástrofes “naturales” podrían no serlo tanto sino fenómenos provocados o manipulados intencionalmente por mezquinos intereses humanos específicos. El futuro puede ser incierto si no tomamos en serio lo que sucede. Un cambio de conciencia implica también acciones para salvarnos a nosotros  y al planeta de la autodestrucción. Las acciones individuales no servirán de mucho, se requiere de una movilización social extraordinaria.


Los sismos de otoño

La tragedia del terremoto del 19 de septiembre, justo treinta y dos años después del sismo de 1985, también devastador, es un ejemplo muy claro de la descomposición del Estado y la clase política mexicana, pero también es un momento para la radicalización de la sociedad en cuanto a despojarse de los gobiernos  y élites que tanto daño nos han hecho.

Septiembre es el mes patrio de México por que nos recuerda, incluso más allá de los peligros, las traiciones y los desencantos, la oportunidad y derecho de elegir el propio destino. En el otoño se fraguan los momentos coyunturales de las y los mexicanos donde han coincidido los más graves acontecimientos de nuestra historia, así como sus transformaciones como consecuencia de estos. La independencia de 1810, la revolución de 1910, el movimiento estudiantil de 1968 o el terremoto de 1985 dejaron su marca y generaron cambios en la cotidianidad nuestra; conmemorarlos conlleva también profundizar en lo que hicieron las anteriores generaciones para superarlos y el otoño es la época favorita de las y los mexicanos para emprender radicalizaciones y revoluciones.

Gobierno, ¿lo necesitamos?

El Estado es de las y los mexicanos, el Estado nos pertenece, surge de la sociedad y por lo tanto, nosotros tenemos el poder de decidir su cambio o fin. De entre los cientos o miles de noticias, mensajes y videos ciudadanos en los aciagos días posteriores al terremoto, cuyo desenlace está todavía lejos de terminar, se destacan las denuncias contra los distintos gobiernos y políticos, así como de las burocracias, particularmente la policía y el ejército, por obstruir labores de rescate, desviar e inhibir la ayuda solidaria a víctimas y peor aún, ocultar o robar los víveres donados, posiblemente para posteriores usos político electorales, provocando la ira y descontento de la sociedad mexicana, verdadera protagonista de la ayuda voluntaria en este desastre. En el terremoto del 85 surgieron las Asambleas de barrio en la Ciudad de México como una legítima respuesta de la sociedad ante la ineptitud estatal.

Héroes entre nosotros

Las y los jóvenes, las mujeres y la gente del pueblo nos han dado una hermosa lección de entrega y solidaridad sólo posibles cuando acontece la desgracia masiva, recordándonos a los olvidados Niños Héroes, esos cadetes voluntarios que entregaron su vida defendiendo la patria durante la invasión estadounidense en 1847, tal vez por ello ya no se les dedican espacios importantes para conmemorarlos. Pero la respuesta automática, el deseo de ayudar, el deseo de servir, no ha sido todavía arrancado de la sociedad por más esfuerzos que haga y hace el Estado por evitar la unión de las personas, pues desnudaría las carencias e ineficiencia del aparato gubernamental que, reacio, se opone totalmente a ser reconocido, tal como ha sido demostrado, como prescindible.    

Miedo y manipulación mediática

La desconfianza supera al Estado, la burocracia y los partidos políticos para extenderse hacia los grandes medios televisivos (particularmente Televisa) y las grandes empresas tipo Walmart. Abundan los casos de negligencia, de corrupción, de desinformación. La gente, enojada, ha confrontado a la clase política, desde Peña Nieto y Osorio Chong, pasando por los gobernadores de Chiapas, Puebla, Oaxaca y Morelos, así como con las y los presidentes municipales y jefes(as) delegacionales, y por supuesto, los grandes empresarios que, a diferencia de los pequeños y micro empresarios de negocios de barrio que han donado sus mercancías mientras los otros simplemente brillan por su avaricia y tacañería. El miedo a un pueblo sublevado es propio de quienes tienen deudas con la justicia social, son aliados del gobierno o jefes de los gobernantes y, necesariamente enemigos de la libertad, la igualdad y la equidad.     

Tres años sin los 43 de Ayotzinapa

Si bien la magnitud de la catástrofe sísmica opaca otras tragedias como el repunte de los homicidios y feminicidios en Chihuahua, los asesinatos de periodistas y derecho humanistas o la “guerra” contra el narcotráfico, el agravio de la injusticia y la impunidad que aquejan al pueblo de México lo está empujando a tomar decisiones lógicas con respecto a sus gobiernos, comenzando con el federal. El martes 26 de septiembre se cumplen tres años de la desaparición de los estudiantes normalistas de la Isidro Burgos, coincidiendo la fecha con la de la primer semana del terremoto. La encrucijada del Estado es cómo disminuir, cómo quitarle valor a este y otros acontecimientos de tal manera que la sociedad mexicana se inmovilice, no proteste ni se organice, pues es la única forma en que el Estado puede seguir “gobernando”.

Del pueblo, para el pueblo, por el pueblo

Cuando las personas de este país se den cuenta de su poder, será la ruina de sus gobernantes. Por eso esta generación de políticos, una de las peores, si no es que la peor de la historia, se refugian detrás de las fuerzas armadas para sentirse seguros dentro de una realidad artificial totalmente ajena a las preocupaciones de la gente. Por eso es importante reconocernos en el espejo de las y los que sufren, por que no hay manera de zafarse del infortunio: de una u otra manera estamos siempre en el ojo del huracán, a veces víctimas de las circunstancias, a veces como salvadores circunstanciales, siempre como testigos de un destino del que no alcanzamos a ser totalmente dueños.


Si los sismos de otoño están haciendo cimbrar al país, es tiempo entonces de sacudirse también todo aquello que perjudica e inhibe la realización y prosperidad del pueblo de México, incluyendo a sus clases parásitas y explotadoras. La historia de México es inequívoca: en otoño suceden los grandes cambios de este país.

-->
   

lunes, 5 de junio de 2017

La democracia del PRI

La democracia del PRI
Carlos Murillo González

A balazos llegamos y los votos no nos sacarán
Fidel Velázquez, líder sempiterno de la CTM

El domingo 4 de junio del 2017 se realizaron elecciones en cuatro estados de la república mexicana (Coahuila, Nayarit, Veracruz y el Estado de México) pero la atención mediática y pública se centró sobre todo en este último por ser el bastión priista más importante y casa del actual grupo en el poder del presidente espurio Enrique Peña Nieto (Grupo Atlacomulco).

Para variar, el tufo a fraude se acumulaba desde meses antes y particularmente en el Estado de México. Si bien es cierto, para nadie en México es desconocido el modus vivendi y modus operandi del PRI (Partido Revolucionario Institucional) el grado de desfachatez, corrupción, impunidad y mediocridad del actual sexenio priista ha llegado a extremos extraordinarios gracias, entre otras muchas cosas (como el alza de la gasolina, por ejemplo) con el saqueo de la nación por los ahora ex gobernadores priistas como Javier y César Duarte, los hermanos Moreira de Coahuila y el recién capturado Roberto Borge, ex gobernador de Quintana Roo.

La democracia del PRI se caracteriza por la simulación y el atraco. La democratización de la ignorancia y la pobreza del país son los pilares donde descansa este partido, ahora condimentado con el narcotráfico (narcoestado) y la entrega de los bienes nacionales a empresas extranjeras. Con el apoyo de los grandes medios masivos de comunicación, como Televisa y TV Azteca, han podido engañar a la gente e imponer su ley. Sin duda el PRI representa lo peor de la política, clonada ahora por viejos y nuevos partidos políticos que poco a poco imitan las acciones de su Alma Mater priista.

Si de por sí los actuales partidos políticos son entes obtusos que se niegan a abandonar el siglo XX, a evolucionar y ofrecer verdaderas o innovativas fórmulas democráticas, el PRI es un partido que le niega además al país el desarrollarse en todo su potencial.  Décadas de saqueos, contubernios, represión y asesinatos de activistas sociales escriben en sangre la historia de este partido. No en balde el priismo nacionalista del siglo pasado se transformó en el priismo neoliberal entreguista y lamebotas de Estados Unidos en la actualidad.

Es por eso que el PRI contemporáneo está en crisis y eso lo hace todavía más peligroso. El vivo ejemplo es todo lo sucedido en el proceso electoral del Estado de México: compra de votos, amenazas, secuestros, intimidaciones, desvío de recursos monetarios y materiales; descarado apoyo de secretarios de Estado y, por supuesto, faltaba más, la parcialidad de las instituciones electorales (INE, IEEM, FEPADE…). Competir contra el PRI en su terruño es ir contra todo el sistema político y sus aliados.

La muy criticable, pero también respetable, apatía y desconfianza política de la ciudadanía, es producto de tantísimos años del no respeto al voto, de promesas falaces y de violentas represalias a quienes osan protestar y eso no ha cambiado. El PRI es un cáncer incurable que en su virulencia causa muchísimo daño y no cede ante vacunas, eso sí, bien intencionadas, pero ineficaces, de líderes, partidos y hasta movimientos sociales que terminan al final contagiados del mismo mal.

Lo visto en el Estado de México es la antesala de lo mínimo que veremos en las elecciones del 2018, donde se juega no el destino de México, sino la salvación de los actuales apátridas que ejercen como caciques de este país: Peña Nieto y sus secuaces. El voto en realidad no cambia nada, simplemente facilita la estabilidad del régimen con una falsa paz social y sólo permite el tránsito de actores políticos, pero no el cambio favorable y deseado de la sociedad mexicana.

Aunque todavía no está resuelto el resultado final de estas elecciones y falta ver las estrategias que los partidos de oposición, especialmente MORENA, tengan para defender sus muy probables triunfos; en definitiva, no es por medio del sufragio como van a cambiar las cosas en este país. El PRI no sabe ganar a las buenas, sino a las malas y eso no debe de olvidarse.

Como bien decía el historiador y sociólogo pre marxista Ibn Khaldun cuando escribía la historia de la humanidad desde la perspectiva islámica: las civilizaciones se levantan y caen; es un ciclo donde un pueblo noble, venido de menos a más, derroca a un Estado en decadencia. No sé cuánto más pueda podrirse el PRI (aunque ya apesta) pero el pueblo tiene la última palabra.
    




-->

domingo, 9 de abril de 2017

Exposición de arte fractal



Exposición de arte fractal 
Ciudad Juárez, Chihuahua
1/4 Café Galería
 del 6 al 22 de abril  








La exposición comprende diez piezas de arte fractal,


.

aprovechando el reciclaje de tapas de plástico para crear arte a partir de "basura"...












...transformada en la belleza del arte fractal, con su expresión de movimiento y unidad: todo en conexión y vibrando.











Si están en Ciudad Juárez por esas fechas, están cordialmente invitados(as), la exhibición es gratuita y abierta todo público sin restricción de edad.

1/4 Café Tienda Galería está ubicado en Ramón Corona 125, Norte, en el centro de Ciudad Juárez. 


jueves, 9 de febrero de 2017

El mundo según Trump


El mundo según Trump
Carlos Murillo González
American Psycho
Misfits

Algunos estarán ya hartos, hartas, algunos más fascinados o enfadados(as) pero mientras Donald Trump sea presidente de EEUU, será fuente de noticias y de alertas, pues por su carácter autoritario y su ideología neoconservadora, es un peligro para México y el mundo (incluido el medio ambiente y todas las especies animales y vegetales).

A diferencia de sus antecesores en la Casa Blanca, más hipócritas, Trump es un cínico, un neopopulista sin experiencia política; un verdadero gringo supremacista, quien representa otra cara del capitalismo, en su versión más decadente y ligada al fascismo.  Por supuesto, no todos ni todas sus compatriotas están de acuerdo con él, pero cuenta con el apoyo de un gabinete plagado de personas conservadoras, clasistas, racistas, xenófobas, ecocidas, con intereses empresariales, pero eso sí, muy cristianas.

Eso no debe ocultar tampoco la situación nacional, regional y local al lado sur del Río Bravo. El problema está aquí irresuelto, es estructural (político-económico) y su solución es sociológica. El ejemplo de los EEUU actual, es un reflejo de México y de la versión más refinada del capitalismo neoliberal llevada a extremos, contradiciéndose con las políticas proteccionistas y el discurso nacionalista patriotero y autoritario de Trump, pero sin cambio alguno en cuanto a representar y proteger los intereses de la clase dominante.

La enajenación en las clases altas

Cuando se habla de enajenación o alienación regularmente se hace referencia a los síntomas y resultados de la estructura económica-política y sociológica hacia las grandes masas, a las clases pobres o también a fenómenos culturales como el apego a las tecnologías y la adoración a las cosas materiales, pero pocas veces se hace referencia a la enajenación de las clases dominantes, verdadero peligro detrás de las guerras y las crisis económicas. Además la sociedad actual alienta como nunca en la historia los valores del capitalismo, o lo que es lo mismo, de la gente rica.

Pero las y los ricos no quieren perder privilegios y hacen todo lo posible por mantenerlos (ahí está su enajenación). No es raro en esos ambientes encontrar “líderes” crueles, explotadores (empresarios, gerentes, políticos, figuras públicas…) narcisistas, egocéntricos, arrogantes, deshumanos y violentos, capaces de mentir o engañar si eso les trae más beneficios y de sacrificar personas o pasar por encima de ellos y ellas para lograr sus objetivos. Eso no ha cambiado en siglos, sólo que ahora su capacidad de destrucción es mayor que nunca pues son muchos.

Donald Trump es un buen ejemplo de enajenación por riqueza. Un niño mimado que nunca maduró; bravucón, abusón, engañador, corrupto, misógino, visceral; haciendo de las suyas por que nadie en su vida, aparentemente, le puso límites. Como “líder” no es muy distinto a los reyes de antaño o a los dictadores modernos. La realidad de ricachones como Trump invisibilizan la realidad de las mayorías, su ego es tan grande que raya en lo enfermizo, en imponer su chata visión del mundo y su ausencia de humildad para reconocer sus errores.  

La era de los políticos clown

¿Qué es un político clown? Fácil: un idiota en el poder; alguien que baila y te entretiene para capturar tu voto bobo; es decir, desde un Fox o Peña Nieto en México; hasta un George W. Bush o un Donald Trump en los EEUU y por supuesto, clowns locales como el alcalde de Ciudad Juárez, Héctor “Teto” Murguía. ¿Qué tienen en común? Un enorme ego construido por la sociedad narcisista, convirtiéndolos en personajes mediáticos de gran penetración popular pese a sus polémicos discursos o acciones, o también, como consecuencia de ellos. Nacidos ricos o bien relacionados con las esferas del poder, hacen de su personaje un éxito aunque no tengan las cualidades para ser un verdadero estadista.

El político clown es peligroso, detrás de sus payasadas, dichos y ocurrencias, oculta el verdadero uso del personaje para hacer grandes negocios ilegales, enriquecerse o excederse de poder impunemente. Estos mirreyes usan su carisma para distraer, pero al no ser socialmente inteligentes y mucho menos sensibles o solidarios con las causas sociales (las cuales detestan) los hace vulnerables a la opinión pública. Cuando llegan a ese momento, depende de la madurez de la sociedad para tomar el poder y enfrentar a sus “líderes”, como sucedió en Ecuador a finales del siglo pasado con Abdulá Bucaram, presidente destituido por su propio pueblo a través del congreso dada su “incapacidad mental para gobernar”, según Wikipedia.    

Un político clown es un demagogo, un charlatán, alguien viviendo a expensas de su carisma de bufón y no de sus dotes políticas. Llegan al poder gracias a la ingenuidad, despolitización e ignorancia política de la gente, de aquella que anhela tener un(a) guía, un caudillo, incapaz todavía de conocer la democracia, mucho menos de ejercerla. Su mensaje va dirigido entonces no a un(a) ciudadano consciente y responsable de los asuntos públicos, informado, sino a un(a) súbdito, un lacayo; a aquellos y aquellas personas más vulnerables y proclives a “elegir” superficialmente por apariencia, discurso, belleza, fama (en otras palabras: que le hable bonito, le enamore, le baje el sol y las estrellas…) así sea un villano(a), represor, ignorante, autoritario o machista.  


¿Cómo nos va a afectar Trump? No sabemos. Si el pueblo norteamericano no hace su tarea, pues es el primer afectado, no podremos esperar mucho los demás países. Asuntos pendientes como el gasolinazo y la caída del presidente Peña, ameritan también hacer el esfuerzo desde la sociedad  mexicana para enfrentar escenarios más bien de riesgo. La combinación Peña-Trump es un peligro para México, he ahí la urgencia.


  



lunes, 9 de enero de 2017

República de chairos


República de chairos
Carlos Murillo González


El inicio del 2017, con el aumento a la gasolina en México, ha provocado un escenario inusitado de protestas a lo largo y ancho del país con una sociedad harta de los abusos del poder político. El “gasolinazo” es la gota que derrama el vaso de la cada vez más insoportable situación económica y política de un régimen sumido en la cerrazón y totalmente separado de la realidad e intereses de la nación.  

La clase política se ha esforzado insensiblemente por irritar sin cansancio al pueblo mexicano de múltiples formas, pensando quizá en el profundo letargo de una sociedad despolitizada, enajenada y dividida que le permite hasta el momento, seguir despojándola de derechos y riquezas. Eso puede cambiar si se logra unir a todos los movimientos, frentes y luchas no sólo para revertir el gasolinazo, sino para recuperar el país que se ha robado el neoliberalismo a través de los partidos políticos y las élites económicas.
     
República de mirreyes

Los mirreyes son producto de la decadencia de las élites. Cobijados por el poder y la impunidad, estos juniors, frecuentes protagonistas de excesos de todo tipo (por ejemplo, ¿recuerdan a Los Porkys violadores de Veracruz?) hijos de políticos y empresarios (aunque no necesariamente) son las ladies y lores de los escándalos, famosos por sus actitudes prepotentes y su mentalidad clasista, ven con desprecio a la mayoría de las y los mexicanos y no dudan en discriminar a quienes no gozan de sus privilegios (ejemplo: los twits de las hijas de Peña Nieto).

Esta generación de inútiles, donde fácilmente podemos ubicar al presidente de la república y su gabinete son, desgraciadamente por que así se los hemos permitido, quienes conducen el destino del país. Las y los mirreyes están en todas partes y sobre todo en puestos políticos claves: gobernadores, legisladores, presidentes de partidos, regidurías…pero son enemigos de la nación; un obstáculo para la plena realización de la sociedad: corruptos, frívolos, megalómanos; su tiranía genera violencia y su avaricia está entregando nuestros recursos naturales a las transnacionales. En suma son el reflejo del precipicio que la sociedad mexicana quiere evitar.       

República de chairos

Chairo comenzó siendo un término despectivo para denominar a cualquier joven en busca de asumir una identidad de izquierda. Presuntamente por tomarla como una moda snobista, sin compromiso verdadero con alguna causa justa, las y los chairos se convirtieron rápidamente en sinónimo de poser, es decir, en personas sin ningún interés genuino, más bien pasajero, por la protesta social, ni imaginación para ofrecer alternativas de vida más allá de usar parafernalia socialista o anarquista, como las camisetas del "Che" Guevara, por ejemplo.

Si bien el término vino a diferenciar a activistas comprometidos(as) serios de oportunistas o curiosos ansiosos de tomarse selfies en las marchas para subir al Facebook, el chairo está tomando auge para identificar en general a todo aquel/aquella persona que hace uso de su derecho a protestar, quejarse o criticar al gobierno, sin duda como una táctica de la derecha y de grupos o personas conservadoras clasistas para demeritar expresiones genuinas; sin embargo y por esta reacción virulenta, muchos activistas se asumen ya como chairos con orgullo en contraposición al discurso que los deslegitima.

Movimiento pacífico

La lucha contra el gasolinazo es entonces una lucha de clases donde quienes protestamos, las y los chairos, nos enfrentamos a las políticas de privilegios de las y los mirreyes que no quieren abandonar. Así como hay chairos(as) con doctorado, hay mirreyes (o mirreinas) sin estudios. Mientras el movimiento social en contra del gasolinazo (y antes en contra de las reformas peñistas) se presenta pacífico, la reacción del régimen es violenta.

¿Y por qué la respuesta del Estado mexicano es violenta? Por que no tienen argumentos. La tiranía de los mirreyes ha escogido fortalecer el Estado policiaco y militar desde el sexenio de Vicente Fox para reprimir las protestas sociales de cualquier índole. Ayotzinapa y Atenco son ejemplos elocuentes al respecto. Por eso buscan pretextos para sacar el ejército a las calles, como lo hace ya la gendarmería y la Policía Federal, por lo que podemos presumir que Peña Nieto y su pandilla tienen miedo.   

Antes que tome posesión Trump

Es importante aumentar las presiones para exigir la renuncia de EPN e ir desmantelando las reformas retrógradas de su gobierno. Si cae Peña Nieto será más fácil llevar a la justicia a los Duarte, a los Moreira y a tantos otros traidores saqueadores de la nación. Entre más rápido mejor, pues se avecinan más peligros con  la asunción de Donald Trump el 20 de enero a la presidencia de los EEUU y corremos muchos riesgos con el entreguismo y torpeza de Peña. 

Si pensamos más allá de revertir el aumento a la gasolina y sacamos a Peña (quien por cierto, también merece un juicio popular por traición a la patria) convocando más que a nuevas elecciones, a un nuevo México empoderado por su gente y no por las élites político-económicas, tendremos más posibilidades de enfrentar en mejores condiciones los siguientes embates del imperio estadounidense en manos del racista Trump.


¿Qué prefieres, república de chairos o república de mirreyes? 

viernes, 18 de noviembre de 2016

El Buen Trueque, la otra economía



El Buen Trueque, la otra economía.
Carlos Murillo González

Mientras la sociedad es conducida por el mercado con ayuda del Estado, a encaminar sus aguinaldos adelantados, sus ahorros, la toma riesgosa de crédito y deuda plástica, a crear más y más compradores(as) compulsivos  para aprovechar las ofertas de “El Buen Fin” (EBF) también hay una respuesta contraria al consumismo, la competencia y el afán de lucro que promociona el actual sistema político económico.

Se trata de “El Buen Trueque”, una iniciativa de varios colectivos de México que desde el 2012 vienen organizando este evento de forma alternativa a EBF en las mismas fechas, pero con propósitos opuestamente distintos, pues “El Buen Trueque” se propone como una recuperación de la dignidad humana, de la solidaridad y la confianza como bases económicas y en armonía con el medio ambiente. Es la antítesis del consumismo depredador y explotador ejercido por el Estado capitalista neoliberal.

¿Trueque?

El trueque es antiquísimo y precede a la moneda; es una forma natural de intercambio de mercancías y servicios. Nunca ha dejado de existir. En momentos de crisis políticas y económicas, como la de Argentina de principios de siglo, la gente ha respondido ante la anomia de forma autopoiética autoorganizándose incentivando el trueque y otras formas solidaridad, como los comedores populares, los bancos de comida, las cooperativas… toda una oferta de alternativas en lo que bien podría llamarse La otra economía.

Esta otra economía tiene principios, más que fines: recurre a las bases mismas, al origen del intercambio comercial, el bien común, la amistad, la confianza, la satisfacción de necesidades y la armonía con la naturaleza. Según Wikipedia, a este tipo de economía se le denomina social, popular, solidaria, comunitaria, entre otros epítetos, y se le coloca entre la economía  de mercado y la economía de Estado, pues no busca el lucro como su principal fin, alienta el autoempleo, impulsa el comercio justo e incentiva la participación empoderando a grupos vulnerables y marginales.  

¿Qué pasaría si por arte de magia desapareciera el dinero? Mientras la tecnología y la mercadotecnia nos tienen fascinados con infinidad de productos para facilitarnos la vida, haciéndola más cómoda o agradable, también nos hace adictos al dinero o a desear constantemente, anhelar la riqueza, ser rico. El resultado es un consumismo irracional, una excesiva explotación de los recursos naturales y una enajenación masiva mundial sin precedentes. El capitalismo neoliberal representa esos fines.   

Competencia contra cooperación

El Estado mexicano desde su formación ha perseguido y castigado el comunitarismo, sobre todo el indígena, por considerarlo una forma atrasada de organización social comparado con el modelo civilizatorio del Estado-nación capitalista liberal del siglo XIX, y neoliberal del siglo XX y XXI, basado en la libre empresa (libre competencia) la industrialización, y la explotación laboral.

A partir de las contradicciones del capitalismo en forma de crisis y de guerras periódicas, estudiadas desde el siglo XIX y confirmadas por su afán de lucro infinito, ecocida y depredador actualmente, el mundo se encuentra en un peligro real por causa humana: muchas especies animales y vegetales desparecerán por responsabilidad nuestra de continuar con este modelo económico patriarcal capitalista.

Competir significa un juego de supervivencia del más fuerte, una mala interpretación de la teoría darwinista para justificar un estado de guerra permanente, de la ley del más fuerte y del racismo deshumanizante. Pero competir viene del latín competere, “buscar todos juntos”,  muy lejos de justificaciones biológicas y bélicas del competir. ¿Hay un problema social, económico? A ti y a mí y a todos y todas nos compete resolverlo.

Si bien el individualismo egoísta promociona el culto a la personalidad, la riqueza y el poder, es en verdad una nueva forma de esclavismo, de sometimiento condicionado de la voluntad, de fragmentación de la realidad. Para tomar consciencia ecológica, social, de género, etcétera, en sociedades enfermas de competencia, idiotizadas con ideologías superficiales, se requiere asumirse en lo individual y en lo social como persona, lo cual no es fácil, pues se camina contra corriente con los riesgos de naufragar.

El Buen Trueque Ciudad Juárez

Por primera vez, Ciudad Juárez se une a esta forma de intercambio comercial  aprovechando las fechas del EBF, pero celebrando al Revolución Mexicana, el 20 de noviembre en el Bazar Cultural del Monu, de 10 de la mañana a 5 de la tarde; y el martes 22 de noviembre en el Instituto de Ciencias Sociales y Administración (ICSA) de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, de 10 de la mañana a 6 de la tarde.    

Estos tianguis tienen la intención de dar a conocer La otra economía, la economía social y solidaria, sensibilizando a la sociedad juarense sobre el consumismo; sobre comprar localmente apoyando a productores pequeños, artesanos y artistas; pero sobre todo, de intercambiar bienes y servicios, de hacer trueque.

Hay muchas maneras de hacer frente a las injusticias del sistema, el trueque es una de ellas. Están cordialmente invitados a participar y/o apoyar.